Por favor elige su continente:
europe asia

HISTORIA

Kältefeind®, Schall-­Ex® and Co. Éxito con historia.

La historia de éxito de Athmer nació hace más de 60 años. La junta para puertas Kältefeind® , registrada como marca en 1955, se empleaba en un principio para incrementar el confort en las viviendas. 

La primera crisis del petróleo, en el año 1973, llevó a un primer plano la concienciación en torno a un uso responsable de las materias primas energéticas. 

Athmer se convirtió en pocos años en líder del mercado en el ámbito de las juntas automáticas para puertas, primero en Alemania, más tarde en Austria y Bélgica y, por último, en toda Europa. En la actualidad, las juntas Kältefeind® se suministran a todo el mundo.  

La segunda marca de éxito de la empresa Athmer, aún emergente, se lanzó al mercado en la década de 1980: era Schall-Ex®. Esta junta interior patentada logró valores récord en pruebas de aislamiento. 

Hace tiempo que Kältefeind®, al igual que Schall-Ex®, se han convertido, en el ámbito especializado, en las juntas automáticas para puertas por antonomasia. Se han vendido millones de unidades y su valía queda fuera de toda duda. 

A estas, siguieron sistemas de juntas innovadores para puertas de aislamiento acústico, puertas cortahumos, puertas cortafuegos y puertas de protección contra la radiación, así como juntas especiales para puertas de cristal integrales o puertas correderas. 

Influenciada por la transición energética, tras el cambio de milenio, la protección térmica adquirió una importancia creciente tanto en la rehabilitación de edificios antiguos como en proyectos de nueva construcción. Desde entonces, los sistemas de juntas de Athmer destacan en el ámbito de la bioconstrucción. 

Desde 1986, el sistema Athmer Fingerschutz® complementa la oferta de productos concebidos para evitar el aprisionamiento de los dedos en las puertas. La creciente sensibilización en materia de seguridad y la tendencia a dotar de automatismos las puertas convierten los sistemas antiaplastamiento de Athmer en un producto de éxito asegurado. Al hilo de esta evolución, Athmer construyó en 2011 una nave de fabricación propia para el ámbito de la protección de dedos. 

A propósito: estrictamente hablando, la historia de la empresa Athmer comenzó hace ya más de 100 años. En el año 1905, el consorcio Julius Cronenberg Sophienhammer o. H., conocido como JCS, absorbió lo que por entonces era una forja de guadañas denominada Athmer. Ya en aquella época el lema de la empresa era: forja en proceso de cambio – forjar el cambio. Por su parte, JCS traía consigo más de 300 años de historia: la empresa, fundada en el año 1711 por Caspar Cronenberg, continúa a día de hoy en manos de la familia.